El proceso de lacado en perfiles de aluminio es un procedimiento especializado que optimiza la resistencia y la durabilidad del aluminio, y además mediante una gama cromática muy amplia mejora el aspecto estético del mismo.
Preparación de la superficie: Antes de comenzar el proceso de lacado, la superficie del aluminio debe estar limpia de impurezas para garantizar la correcta adhesión de la pintura, y la calidad del proceso. Además, tenemos garantizado el proceso mediante el procedimiento ‘Seaside-Class’ certificado en nuestra Licencia Qualicoat.
Aplicación de la pintura: Se aplica un recubrimiento en polvo sobre la superficie del aluminio mediante un proceso electrostático que facilita su adherencia para una posterior fijación definitiva.
Polimerización en horno: Para obtener una capa sintética y uniforme sobre el aluminio los perfiles se introducen en un horno a una temperatura de entre 180ºC y 220ºC. Con este proceso de termo-endurecimiento, conseguimos la fijación final y permanente de la pintura a la superficie del aluminio.

El lacado del aluminio es muy valorado por su resistencia a la corrosión, a los rayos UV y a los agentes atmosféricos, así como por su amplia gama de colores y su facilidad de mantenimiento. Además, este proceso se puede aplicar a piezas y perfiles de hasta 7,10 metros.

Anesa está especializada en el tratamiento de perfiles mediante técnicas de lacado del aluminio. Da servicio a sus clientes, ofreciendo acabados superficiales en una extensa gama de colores que aportan mayor protección, resistencia o cualidades estéticas a los perfiles.

Para el proceso de lacado de los perfiles de aluminio Anesa cuenta con una planta de lacado vertical, con ella, podemos obtener diferentes texturas y acabados gracias a las diferentes bases de pintura.

Planta de lacado vertical de 7000 tm / año
Longitudes de hasta 7.1 m
Acabados madera Effecta y sublimación.
Certificados de calidad: Qualicoat, Seaside Class, ISO 9001

Grupo Inalsa » Lacado